Al cierre de esta Edición, Colombia se ubicaba como el 5º País con más contagios en el mundo y el 11º con más muertes por la Covid-19. Por su parte, en días pasados el DANE nos mostraba en su informe mensual que, con corte a Agosto, el desempleo en nuestro País se ubicó en el 16.8% (3.4% de mejoría frente al mes anterior).

Esto plantea un reto superior para empresarios y sociedad en general: No son alentadoras nuestras cifras de afectaciones por la pandemia pero ya es momento de retomar la actividad económica. Sin duda alguna, era evidente que empresarios y sociedad en general no soportaba más un confinamiento. El Estado igualmente evidenció su incapacidad económica (apenas normal en un estado con un pasivo elevado) para soportar más meses la carga de subsidios adicionales. Así las cosas, era momento de que todos nos comprometiéramos a la reactivación empresarial y social con responsabilidad.

Con estas realidades muchas son las incertidumbres nuevas que han llegado al entorno empresarial y de trabajadores: Se han levantado muchas restricciones a la movilidad y a la prestación de servicios pero continúa la incertidumbre de la población económicamente activa para el consumo de bienes y servicios. Constantemente vemos que, a pesar de la extinción de la cuarentena obligatoria, han sido muchos los comercios que han tenido que cerrar operaciones por el temor de las personas a contagiarse al ir a sus comercios. Aquellos empresarios que, por su capital, han logrado robustecer sus canales electrónicos son los que están viendo la luz al final del túnel.  Aquellas medianas y pequeñas empresas; han tenido que tomar un curso exponencial y forzoso de resiliencia, creatividad e ingenio para poder sobrevivir y adoptarse al nuevo normal.

Desde nuestro debate jurídico –laboral; esta reactivación plantea un desafío superior para los empresarios debido a que muchas voces (y periodistas en particular en los últimos días) han estado haciendo un trabajo investigativo sobre el futuro de las Suspensiones de los Contratos por Fuerza Mayor o Caso Fortuito de que trata nuestro artículo 51 del Código Sustantivo del Trabajo en las diferentes Compañías. Con la cesación de las restricciones; hoy muchos empresarios (que no han podido reactivar sus operaciones al 100% como el Sector Aéreo, terciario o de servicios) se han visto inmersos en la encrucijada jurídica y la presión sindical por aplicar el artículo 52; esto es, anunciar la fecha de reanudación del trabajo.

Esto apenas comienza; y la invitación es que tanto empleadores como trabajadores logren consensos que permitan el futuro de la actividad empresarial… Sin ella, todos perdemos.