Cambio jurisprudencial respecto de los beneficiarios y los requisitos de la pensión de sobrevivientes.

Corte Suprema de Justicia. Sentencia SL1730 del 3 de junio de 2020. M.P. Jorge Luis Quiroz Alemán.

Por: Darío Ramírez

La Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia, al estudiar el caso de un reconocimiento de una pensión de sobrevivientes de origen laboral a favor de los hijos menores del afiliado fallecido, así como de su compañera permanente, introdujo un cambio jurisprudencial en el marco de la nueva integración de la Sala, revisando así la doctrina que de manera reiterada había sentado dicha Corporación a lo largo de diferentes sentencias, en las que se enfatizaba que la convivencia mínima requerida para ostentar la calidad de beneficiario de la pensión de sobrevivientes, tanto para cónyuge como para compañero o compañera permanente, era de cinco (5) años, independientemente de si el causante de la prestación era un afiliado o un pensionado.

En términos generales, la nueva posición jurisprudencial, se sustenta en los siguientes aspectos:

  1. Desde la expedición de la Ley 100 de 1993, ha sido clara la intención del legislador al establecer una diferenciación entre beneficiarios de la pensión de sobrevivientes por la muerte de afiliados al sistema no pensionados, y la de pensionados, esto es, la conocida como sustitución pensional, previendo como requisito tan solo en este último caso, un tiempo mínimo de convivencia. Lo anterior, para procurar con ello evitar conductas fraudulentas, «convivencias de última hora con quien está a punto de fallecer y así acceder a la pensión de sobrevivientes», por la muerte de quien venía disfrutando de una pensión.
  2. Conforme al análisis de lo dispuesto en el literal a) del artículo 13 de la Ley 797 de 2003, para ser considerado beneficiario de la pensión de sobrevivientes, en condición de cónyuge o compañero o compañera permanente supérstite del afiliado al sistema que fallece, no es exigible ningún tiempo mínimo de convivencia, sino la simple acreditación de la calidad exigida, cónyuge o compañero (a), y la conformación del núcleo familiar, con vocación de permanencia y vigente para el momento de la muerte.
  3. Para determinar quién ostenta la calidad de compañero o compañera permanente, debe acudirse a la noción Constitucional de familia, desarrollada por la Corte Constitucional, entre otras, en la sentencia C-521 de 2007.
  4. Así, aplicando el principio in dubio pro operario, se concluye que la convivencia mínima de cinco (5) años, en el supuesto previsto en el literal a) del artículo 13 de la Ley 797 de 2003, solo es exigible en caso de muerte del pensionado.
Dirección:
Carrera 13A # 28 – 38
Oficina 255, Mezzanine 2
Bogotá, Colombia
Teléfono:
+57 (1) 281 0253
+57 (1) 336 8640
colabog@outlook.com
Ir arriba